sábado, 16 de marzo de 2019

LA PERDIZ CON RECLAMO 

CUADERNO DE CAMPO (escrito para Jaraysedal)
Foto de José Melero Plasencia
La caza como tal es una actividad ancestral que comprende el antes, el durante y el después de capturar o abatir una pieza. Las modalidades tradicionales, como es el caso de la perdiz con reclamo, son un eslabón inherente de la cultura de los pueblos cuya existencia se remonta a milenios. El aprovechamiento culinario es el motivo principal de su caza. Datos etnológicos ya muestran indicios de la práctica de esta manera de dar caza a las perdices.
El reclamo exige una gran vocación al jaulero, es una modalidad que no implica el cazar más piezas, lo que prima es la buena faena del enjaulado. Se realiza de manera racional y planificada. Intervienen muchos factores externos a la hora de echar por alto una jornada y además se cobran poquísimas piezas.
Esta forma de cazar es muy tradicional y conlleva cuidado y entendimiento de la naturaleza del ave. Posee un lenguaje propio para definir utensilios, cantos y expresiones. 

La perdiz es muy suculenta en cualquier tipo de elaboración, asada, guisada, estofada, en caldo, escabechada, etc., por lo que fue y es muy apreciada su carne. Goza de atributos nutricionales magníficos para la salud. Es la reina de la caza menor y de la cocina que tiene la suerte de acogerla.  

Me cuenta Paco Jiménez Aguilera, gran historiador de la modalidad, que en la mitología la perdiz simboliza el talento, la fortaleza y la vivacidad. Inventora de la sierra y el compás, por sus cantos fue ave adivinatoria en los templos dedicada a la diosa Cibeles. Volviendo a lo terrenal, hay indicios fehacientes de la caza de la Perdiz por los Iberos, que las capturaban con zalagardas (lazos) cuando acudían a la llamada de su congénere enjaulada. Los fenicios, cartagineses, griegos y romanos en su paso por la península también la practicaban.
Como saben, la práctica de esta modalidad se da desde tiempos remotos también en el norte de África y en la Europa mediterránea. Por tanto no es nada extraño que incluso se tengan constancia por grandes escritores de antaño. Es el caso del fabulista de la antigua Grecia, Esopo, que en el siglo VI Antes de Cristo, en una de sus fábulas, “El Pajarero, la Perdiz y el Gallo” (560- 620 a. C.), hace referencia a la Perdiz enjaulada que sirve para conseguir comida para su hamo.
Griegos y Romanos tenían gran fervor a la caza con reclamo de Perdiz y plasmaban escenas en mosaicos de gran belleza con imágenes de pájaros enjaulados, incluso en Porcuna hay mosaicos romanos del siglo V y VI a. C., que representan iconografías tituladas “Cazador de perdices” en un conjunto escultórico llamado Cerrillo blanco.  

También el polímata de gran influencia intelectual hasta nuestros días, como fue Aristóteles en el siglo IV a. C. en su obra “Investigación animal”, hace también referencias a la perdiz y a la modalidad de caza llamada reclamo. Y hace un completo trabajo sobre la modalidad, hablando ya de la caza con la hembra enjaulada y sus diferencias con la del macho.
Hablando de datos en importantes tomos, la biblia hace referencia a la perdiz con reclamo. En el libro los eclesiásticos, fechado en el año 170 a. C. en el capítulo 11, versículo 30, podemos leer: “como perdiz de reclamo en jaula es el corazón del orgulloso..”.
El escritor, científico y naturalista Italiano Plinio el Viejo (siglo I) plasma en su tratado de la Historia natural” varias veces el uso de la Perdiz para atraer con el canto y cazar. Grande entre los escritores como el también Italiano, aunque con predilección por lo griego, hasta el punto de escribir en ese idioma, Claudio Eliano (175-235 d. C.) escribía en su libro Historia de los Animales: “Las perdices belicosas, que intervienen en competiciones, creen que cuando son capturadas, no serán tenidas simplemente como destinadas al sacrificio, y por esto, en el momento de su captura no se pelean con los cazadores con el propósito de no ser cogidas.”

Como no, la modalidad tuvo sus enemigos en la historia. Fue Felipe II, años 1527-1598 el que dictó la ley prohibiendo la caza de perdiz con reclamo bajo multa de 6000 maravedís y seis meses de destierro, al tiempo, que él abatía perdices con otros medios. Con Alfonso XIII de Borbón, rey prematuro por la muerte de su padre antes de nacer. Se dictó la Ley de caza de 1902 que prohibía el reclamo, excepto a los dueños de los cotos, lo que creó una gran conflictividad.
En El Quijote, una de las mayores obras escritas de la historia, Cervantes escribe “váyase usted señor Hidalgo con su perdigón manso”.


Estos son algunos de los datos históricos más destacados, aunque podíamos citar muchos más, de una modalidad que subsiste a los tiempos y a la degradación del medio ambiente causado por las malas prácticas agrarias que afectan a las poblaciones de perdiz.

jueves, 6 de septiembre de 2018

¿Debatimos?

Son tiempos de permanente hostilidad en los que nos encontramos los cazadores con respecto a los ataques del animalismo radical, tanto en la privación de nuestra actividad, en destrozar nuestros bienes, en desvirtuar nuestros valores y en los insultos y calumnias en las redes sociales.
Creo que es más necesario que nunca el evadirse de los demonios internos y expresarnos en nuestras contestaciones y diálogos mediante unos argumentos de peso y reflexionados. Sé de sobra que no les voy a cambiar su opinión, pero a quien es neutral y lee estos diálogos o contestaciones, sí, seguro.
Los discursos emanados por el animalismo están cargados de una irracionalidad impresionante. No se comprende cómo ese mensaje se ha apoderado de tanta gente. Hay un alto índice de desconocimiento, de no sopesar las razones, de nula sensatez.

Además sucede que estamos en una sociedad que tiende a alinearse con unas siglas, unos colores, un eslogan, en parte creo debido a la incapacidad de analizar, de contrastar y por encerrarse en sus “verdades” innegociables.
Un factor del que también nos estamos dando cuenta es que los dirigentes de las asociaciones, los que son electos en elecciones y los que no pero han cogido cierto peso en RR. SS., no están cómodos, están muy inquietos, y me explico… Cualquier mito o mensaje de estos “líderes” contra la caza, el consumo necesario de carne, sea caza o no, y otros mensajes así, se pueden derribar inmediatamente solo con un libro de la ciencia de la nutrición humana, cualquier libro de historia y evolución del ser humano, con un cuarto de hora con cualquier agricultor con daños de jabalí, conejos, ciervos, torcaces… o con la mirada a los ojos por unos segundos de unos padres o hermanos que han perdido a un ser querido en un accidente de tráfico cuando ha chocado o esquivado una especie cinegética.
Con cualquiera de estos ejemplos se les cae el mito, se quedan en evidencia. Y esto conlleva al enfrentamiento, a las descalificaciones, a la “guerra” en la calle y en RR. SS. contra la actividad cinegética para que caigamos en su trampa, entremos en su juego y le respondamos de manera burda y no entremos en el argumento razonado que explicaba al principio, para que la verdad nunca aparezca, para que la realidad nunca aparezca y sigan sumando fieles.
Esto crea un crispamiento incómodo en la sociedad neutra. Porque la parte de la sociedad que se acerca a estos enfrentamientos no ve normalmente un debate en el que los adversarios dialoguen y argumenten de manera educada o respetuosa con la persona que razona.
Entonces nosotros, si no cambiamos, si no corregimos la manera de enfrentarnos, formaremos parte del problema y seguirán comiéndonos terreno.
Y esto acaba de empezar, la expansión de partidos animalistas se hace notar. Ya hay representantes públicos animalistas en Holanda, Portugal, Alemania, Reino Unido y Australia. En otros países ya se están organizando y fundando nuevos partidos de vertiente moral animalista, como por ejemplo Bélgica.
Por lo tanto nos hace falta debate, razón, preparación, ideología, ciencia… sin estos factores aplicados no se puede cambiar nada.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

“MATARIFE” O CAZADOR

La imagen de la caza, el fervor de sus practicantes por la naturaleza, su sintonía, compenetración y sentimiento de afecto por sus animales de apoyo, la percepción verdadera de la actividad Cinegetica cada vez está más desvirtuada en la sociedad no practicante. Principalmente causa de las imágenes que en las redes sociales los Matarifes con licencia suben, con numerosas especies abatidas, sin ética, sin respeto al animal abatido.


Mostrando siempre su carencia de los valores más esenciales de la caza. 
¿Debería haber una ley que prohibiera subir determinadas imágenes a las redes sociales?
En Namibia, el ministerio de medio ambiente ya prohíbe subir imágenes con los trofeos de caza a las redes sociales, porque empaña la buena imagen de la caza, si estas no se muestran de manera adecuada. De modo que cortan por lo sano y las prohíbe para evitar su mal uso.



Yo opino que prohibir de manera radical subir una imagen sobre caza atenta contra la libertad de expresión. 
Pero sí sería severo en la amonestación, con aquell@s que cuelgan vídeos o imágenes que constituyen ya no solo delito, sino también aquellas que crean o pueden crear rechazo en la sociedad por su pose sangriento, con gran cantidad de piezas abatidas o con desprecio al animal cazado.



Y añado lo que cualquier cazador de los que merecen llamarse así dirían, “Si respetas tú pasión, no desvirtúes la realidad de ella o estarás consiguiendo lo contrario.” Para nosotros, los cazadores serás un Matarife, para la sociedad que desconoce la actividad serás un cazador y no permitiremos que nos metan en el mismo saco que a ti. 
De ti depende. 



En este post encontrareis imágenes ejemplos de buenas imágenes de caza.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Regresión, o progresión del reclamo

La perdiz con reclamo es una modalidad de caza tradicional de la que tenemos indicios de llevar conviviendo con ella dos mil setecientos años. Datos históricos que podrán encontrar detallados en el libro que escribo junto a Antonio Romero Ruíz (ex diputado y ex senador), titulado "La Perdiz con Reclamo en la España Rural y Urbana"

Si nos detenemos a pensar en la forma de captura/muerte de las congéneres que entran en plaza, es relativamente mínimo el tiempo que se lleva empleando la escopeta para conseguir dicho fín.

El empleo de la escopeta no lleva más de dos siglos utilizándose de manera frecuente en la caza, y poco más de un siglo en el reclamo, siendo la caza con trampa o lazos la manera más ejercida a lo largo de la historia hasta nuestros días.

Aunque no siempre se permitió cazar está modalidad tradicional (dicho sea de paso practicada por todas clases sociales desde siempre) en España, porque la prohíbe el Rey Enrique III a finales del siglo XIV dando prioridad a la cetrería. Dicha prohibición fue endurecida por el Rey Felipe.
A primeros de siglo XX, el reclamo seguía con los betos, esta vez con la Ley de caza 1902, que prohibió su práctica, menos para los propietarios de las tierras.

El uso de la hembra también se prohíbe por carecer de interés ni aliciente al lance. Se usaban más para quitar hambre que por afición, ya que atraen fácilmente a los machos, más fácilmente a los que tienen las parejas en periodo de incubación.

Hoy es una modalidad legal y reglada, adaptada a las normativas europeas que rigen las leyes de caza en España.

La modalidad opcional de caza con vida se implanta poco a poco en el reclamo de nuevo. Podrá tener buena acogida o mala, esta segunda más según intereses, pero no deja de ser un logro tras una reivindicación del reclamista en la última década tras la degradación del hábitat de la perdiz y que ha mermado tanto la especie.

Gracias a las nuevas tecnologías cada vez más son los Cuquilleros que usan de dispositivos para grabar sus jornadas de jaula, cumpliendo un papel fundamental para el debate, corrigiendo anómalas maneras de hacer las faenas a nuestros reclamos y no menos importante, el recordar los siempre amenos momentos vividos.

Desde la llegada de las redes sociales (RRSS) y la publicación de documentales del ámbito cinegético, es cuando la modalidad está encontrando un mayor número de detractores, a causa del mal uso de las RRSS y de algunos puestos emitidos por televisión con poco saber hacer del jaulero y del poco entendimiento de algunos que lo emiten. Las imágenes subidas con muchas perdices abatidas, vídeos grabados con el móvil maltratando al reclamo por no cantar.. y las grabaciones con lances de ejecución incorrecta de puestos de perdiz con reclamo en canales de renombre, hacen que se vaya creando un prejuicio erróneo de la verdadera esencia del reclamo.

Un progreso el de las nuevas tecnologías que mal usado se puede volver en regreso para la tradicional modalidad de la perdiz con reclamo.

Un regreso a un método de captura, que servirá para en parte limpiar de prejuicios un arte injustamente desvalorado y para quien opte por practicar la caza con vida, pueda disfrutar de ese macho valiente del terreno.